Raúl Tamez

"Todo proyecto es difícil al principio, ¡pero la magia llegará!" Entrevista a Raúl Tamez, México.

¿Cómo ha comenzado tu proceso hacia la danza y la coreografía?

Llevo más de 15 años bailando profesionalmente y estoy muy agradecido. Sé que a veces es cuestión de suerte, pero realmente he estado trabajando mucho; buscando subvenciones y financiación, investigando mucho, siendo muy valiente y aventurero en términos de cambiar de país ... ¡y siempre buscando nuevas oportunidades! He tenido la oportunidad de bailar en más de 36 países y vivir en 7 países, por lo que ha sido muy estimulante. Al mismo tiempo que estoy estudiando, comencé una licenciatura en sociología. Recientemente mi interés por la teoría creció, y estoy muy cerca de los cuarenta y mi piel está cambiando. Así que sigo siendo bailarina, pero me estoy centrando en la coreografía. Empecé a hacer mis propios proyectos, tengo mi propia compañía, estoy dirigiendo un festival, el Festival Internacional de Danza Contemporánea en la Ciudad de México, y dejé de bailar en compañías pero seguí siendo freelance. Al principio fue difícil y se sintió nervioso, pero ahora lo descubrí. Necesito hacer muchas actividades al mismo tiempo, pero ha funcionado bien. Ahora hice mi maestría en psicoanálisis, trabajando con los conceptos de imaginario, realidad, simbólico. Cuando bailamos, hacemos una apropiación inconsciente de los símbolos que vemos en el mundo, y los transformamos en una realidad abstracta cuando bailamos.

Recientemente he estado trabajando mucho en teatro físico y con emociones, con las que puede ser complicado trabajar porque necesitas contener los recuerdos de bailarines que tienen traumas y otras experiencias. Me ayudó a saber utilizar herramientas psicológicas para tener siempre al bailarín en una zona de control y a sublimar y utilizar el trauma para superarlo y generar y bailar como un proceso catártico.  

¿Qué le gusta de trabajar con IDI, con Harriet, y cómo ha sido su experiencia en general?

Soy consciente de que este es un proyecto nuevo, y al principio lo es, y es complicado, y es una cuestión de confianza. Tener un equipo que confía en ti y en tu locura, eso es genial. Dado que no estamos muy legitimados en la sociedad, significa que a veces ser un artista contemporáneo es un acto suicida, porque no tienes garantías. No sabes cómo lidiarás con los momentos críticos, por lo que es una profesión atípica. Al comienzo de un proyecto no tienes los medios y es solo un sueño que no puedes tocar. Y crear un equipo sobre la base de un sueño y de la fe es muy difícil.

Entonces, con Harriet, tuvimos momentos difíciles al principio, y probablemente ella estaba a punto de renunciar, y me senté con ella. No estoy idealizando este momento, por cierto, ¡fue muy brutal! Y traté de convencerla de que la magia tarde o temprano llegaría. Con este tipo de nuevo proyecto, es como resistir poéticamente, y lo agradezco de IDI, si continúa por el mismo camino, tarde o temprano tendrá un resultado. Al menos esa ha sido mi experiencia. También tuve que superar muchas crisis, siendo, viniendo de un país no privilegiado, definitivamente sé lo que es luchar y seguir sonriendo y seguir trabajando.

¿Puedes contarnos sobre el efecto que Covid tuvo en tu trabajo, particularmente dentro del proyecto con IDI en octubre, y si te hizo repensar ciertas cosas sobre tu trabajo? 

Ha sido muy pesado. Percibo un gran cambio con la segunda edición de Duality en comparación con la primera, las cosas iban evolucionando, pero pensé que era una lástima que el segundo paso de IDI no se pudiera materializar por culpa de COVID. Como profesional, adquirí un gran departamento porque pasaron muchas cosas y abrí un nuevo estudio. Sin embargo, las cosas no se detuvieron en términos de creación, ¡decidí hacer más!

Es una mentalidad muy japonesa porque cuando quieren protestar por una situación, en lugar de detenerse por completo, hacen más, trabajan más y más duro para obtener mejores condiciones. Esta forma de protesta contraria es algo que estoy reproduciendo. Así que también comencé a hacer muchas cosas, cosas clandestinas, como por ejemplo actuaciones de baile en mi piso. La gente estaba ansiosa por ver actuaciones y estaba dispuesta a venir y pagar, y resultó en la construcción de una comunidad. Entonces las cosas están bien, los efectos han sido económicos, pero artísticamente he podido hacer mucho.  

¿Qué considera oportunidades para el futuro de la danza? ¿Quizás tecnologías relacionadas y multimedia? 

Le está pidiendo esto a un ser radical de virtualidad. Respeto la virtualidad, pero en mi caso a veces hablar de estas cosas es como hablar de religión. Cuando se trata de la vacuna, mucha gente se muestra escéptica y tiene derecho. Respeto todas las perspectivas y opiniones, pero lucharé por la danza física. No creo en una actuación que se traduce en video. Creo en el cine de danza, pero ver una actuación en un teatro no tiene sentido para mí. Asimismo, creo que una de las pocas cosas que quedan después del neoliberalismo, el capitalismo, los medios y la tecnología es el cuerpo. Han matado los rituales y el misticismo, la sexualidad, la desnudez, la naturaleza… ¡todo está tecnificado, así que el cuerpo es lo único que nos queda!  

Raúl Tamez, colaborador de IDI, coreógrafo, intérprete, profesor.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Mensajes recientes